Ordenanza de civismo y la generación de los no lugares

Los artículos representan sólo la opinión de sus autores.

Imagen de portada: Miles de personas protestan en Barcelona contra los apartamentos turísticos. Imagen: eldiario.es

Por Marla Rodríguez

El presente artículo tiene como objetivo hacer una reflexión sobre Barcelona a partir de dos temas: Los No lugares y la ‘Ordenanza de Civismo’. La discusión propuesta busca reflexionar sobre la manifestación de ambos procesos en el espacio de la ciudad, interrogando cómo algunas determinaciones de la Ordenanza de Civismo han contribuido para que generen ‘no lugares’ en Barcelona. De esa manera, voy a mencionar algunos puntos específicos de la ordenanza para que se visualice mejor la reflexión.

El impulso de escribir el artículo sobre este tema parte, no sólo del interés en la discusión sobre los cambios en los espacios públicos en ciudades como Barcelona, sino también de una experiencia propia en esta ciudad al ser una estudiante extranjera de São Paulo, Brasil, ciudad donde también se experimentan transformaciones similares, pero en escalas y circunstancias diferentes. En el caso de Barcelona la Ordenanza de Civismo contribuye para la creación de “no lugares” a medida en que diversos espacios han sido cambiados en locales tematizados, únicamente de circulación, espectáculo y especulación, excluyendo la identificación colectiva con aquel lugar y apropiaciones espontáneas.

Los “no lugares” discutidos por el antropólogo Marc Augé pueden ser definidos como espacios donde no se establece ningún tipo de relación o identificación de las personas con ellos. A menudo caracterizados por el pasaje o por la espera, como las salas de espera de aeropuertos o las cajas de los supermercados, los no lugares son espacios de situación inestable, de transito ininterrumpido. Estos espacios han sido cada vez más numerosos en nuestras ciudades y entre ellas también.

En el caso de Barcelona, además de los espacios libres que suportan el pasaje de miles de turistas diariamente, otro tipo de no lugar que se pueden constituir por las propias personas son los puntos turísticos. De esa manera, los barrios donde se ubican los puntos de atracción turística y aquellos que se encuentran en ejes de pasaje entre tales puntos son los más vulnerables a la tematización del espacio y son los sitios donde los reglamentos de la ordenanza se tienen que cumplir más.

“Hay espacios donde el individuo se siente como espectador sin que la naturaleza del espectáculo le importe verdaderamente. Como si la posición de espectador constituyese lo esencial del espectáculo, como si en definitiva, el espectador en posición de espectador fuese para sí mismo su proprio espectáculo.”
(Augé, 1992, p.91)

Los no lugares pueden ocasionarse como proceso y como cambios simbólicos de significado. Cuando el turismo provoca la tematización del espacio, sea porque las tiendas de las calles pasan a vender recuerdos de los monumentos, los establecimientos a vender productos orientados a aquel público de pasaje o los precios de los inmuebles suben por estar próximos a un u otro punto turístico, este espacio tiene su cultura material e inmaterial simplificada. Es común también la salida de vecinos a otros barrios ya que la actividad turística promueve a tal punto la valorización de las propiedades que expulsa a las personas que viven allí. De esa manera, se observa el surgimiento de más un no lugar, pues el cambio de las actividades y de la gente allí presente ocasiona una interrupción en la trayectoria de la historia del barrio y con eso, la perdida de la memoria de él. Aquel espacio pierde la identificación con la población, sino que pasa a ser un lugar sin memoria, sin alguien que se identifique y revindique por él.

 

Locales y Turistas (Barcelona), Eric Fischer.
Locales y Turistas (Barcelona), Eric Fischer.

“El no lugar es el que crea la identidad compartida de los pasajeros”.
(Augé, 1992, p.104)

Un lugar, cuando pasa a ser un no lugar no pertenece a un grupo de personas que pueda defenderlo o defender a la gente que permanece y pasa por él. Ese lugar pierde la vitalidad urbana. De esa manera, sin pertenecer, sin estar observado por nadie, el espacio público está vulnerable a acciones arbitrarias y discriminatorias por parte del poder público o no, las cuales no serán reclamadas ya que no existe una comunidad que se identifique con él y exija por él.

La monocultura turística genera una falsa diversidad. Las percepciones que se tienen del barrio son fragmentadas y a corto plazo, es decir, un barrio donde la gente no permanece no forma una memoria la cual constituye las raíces de la lucha por los derechos en el territorio.Además de los turistas, Barcelona es una ciudad que recibe muchos extranjeros que están por cortos períodos, estudiantes, y profesionales que establecen un vínculo provisional con la ciudad. Es decir, Barcelona tiene un porcentaje de personas viviendo en ella que crean un dinamismo económico pero que no tienen una relación de pertenencia e identificación con el lugar donde viven. Hay una memoria colectiva que se forma entre los ciudadanos de una determinada ciudad y que en este caso no se establece y la identidad del barrio se constituye por un carácter transitorio y diverso.

El control sobre el espacio público, el cual pertenece a la ciudad y sus ciudadanos, a veces hace con que apropiaciones espontaneas en la calle o manifestaciones que tienen como causa un desequilibrio social, sean criminalizadas y reprimidas. Desde este punto de vista, la represión a acciones como reivindicaciones vecinales es un acto que sirve para esconder los problemas de la ciudad y la función de los espacios de uso público, sino que también generar un control sobre la población.

CAPÍTULO IV. ORGANIZACIÓN Y AUTORIZACIÓN DE ACTOS PÚBLICOS
14. El organizador garantiza seguridad y civismo, debe pagar fianza o póliza. El Ayuntamiento no autorizará actos que considere que no respeten el civismo, salubridad, seguridad o exceso de aforo aunque propondrá alternativas. Cuando se habla del art. 21 de la Constitución (reunión y concentración) elaborará un documento “objetivo” en el que dado el caso, recomendará la no realización del mismo. (Ordenanza de Civismo, 2005)

Ya cuando nos ponemos a discutir sobre los cambios por los que han pasado los espacios públicos de Barcelona por la “Ordenanza de medidas para fomentar y garantizar la convivencia ciudadana en el espacio público” (Ordenanza de Civismo), notamos que ese proceso pasa de manera global en diferentes ciudades y que generan espacios similares en lo que respecta a la calidad de ellos desde el punto de vista urbano y social. Incluso, la argumentación del Ayuntamiento a la ordenanza es adaptar la ciudad a los cambios sociales productos de la globalización y así las llamadas ciudades globales se constituyen en ciudades iguales.

El enfrentamiento de las transformaciones, sea por manifestaciones reivindicativas, ocupaciones, intervenciones artísticas, producción de trabajos y muchas otras formas de resistencia, además de manifestar un posicionamiento político es una lucha legítima.

Desalojo del centro social Can Vies, 2014. Imagen: librered.net.
Desalojo del centro social Can Vies, 2014. Imagen: librered.net.

La Ordenanza de Civismo contiene medidas que asocian problemas de exclusión social y manifestaciones autónomas de apropiación del espacio público a actos de violencia y de lo que llaman de prácticas que no respetan el civismo. El documento está cargado de expresiones imprecisas como ‘civismo,’ ‘salubridad’, ‘respeto a la dignidad’, las cuales no tienen definición en el documento y por eso se puede aplicar de manera arbitraria a las personas, beneficiando a unos y dañando a otros.

Cuando el Consistorio saca los bancos de un determinado lugar para que este se convierta en sitio de pasaje o pone obstáculos para que alguien sin vivienda no pueda dormir allí, de alguna manera transforma el carácter de aquel lugar, ya que donde antes se podía sentar y estar un buen rato con un amigo o a mirar los hijos jugando, ahora pasa a ser un lugar donde no se practica la permanencia, ni la convivencia, es decir, el lugar pasa a ser un no lugar. En el caso de Barcelona, las medidas objetivan abrigar la cantidad de turistas que pasan diariamente por la ciudad y que hacen que la vida urbana de algunos puntos de la ciudad desaparezca.

Algunas medidas físicas como la de poner los obstáculos tienen el fin de impedir que personas que no tienen vivienda estén durmiendo en la calle, revelando las incoherencias sociales de la ciudad. En complemento a esta medida, la ordenanza ha permitido que personas en situación vulnerable sin hogar sean sancionadas con el fin de que no hagan el uso indebido del espacio público. ¿Qué es el uso indebido del espacio público? ¿Los reglamentos han sido aplicados a toda la gente o a una determinada parte de la población? Tales conflictos nos hacen percibir que La Ordenanza de Civismo ha producido una especie de maquillaje en el espacio público y nos hace reflexionar sobre a quiénes ha pertenecido la ciudad y de qué manera han sido tratados aquellos que no se encajan en la ciudad formal, la ciudad esa producida por los cambios sociales de la globalización.

La policía cuando sanciona un homeless por estar durmiendo en la calle, ¿de quién es la dignidad que está protegiendo? Una ciudad no puede reprimir la parcela de su población que no se encuadra en los padrones formales de alimentación, vivienda o trabajo. De igual modo, el hecho de sancionar acciones que muchas veces son extensiones de la vida de las personas que viven en la calle, como lavar la ropa en una fuente, es una manera de cohibir y criminalizar sus actividades diarias e incluso su presencia en determinados espacios.

CAPÍTULO X: Uso impropio del espacio público:
Hacer un uso impropio de los espacios públicos y de sus elementos impidiendo o dificultando su utilización por el resto de usuarios, acampar en las vías y en los espacios públicos dentro o fuera de un vehículo, dormir día y noche en los espacios públicos, usar los bancos para actividades diferentes a las que están destinados, lavarse o bañarse o lavar ropa a las fuentes, duchas, estanques o similares, entre otras, son consideradas infracciones leves y el precio es de hasta 500 €.
(Sanciones de la Ordenanza de Civismo, 2005).

Cuando se habla de trabajo, se puede citar la práctica de la prostitución, que está prohibida en la ordenanza. La prostitución, a pesar de ser tomada como ilegal según la ordenanza de Barcelona, es una práctica admitida en la ciudad e incluso partícipe de las actividades turísticas de Barcelona, es decir que es ilegal y sin embargo necesaria. ¿Pero si una profesión que puede ser realizada en la calle es considerada ilegal, cómo es el espacio donde se lo realiza? ¿Hasta qué punto la dignidad de los trabajadores de la prostitución es respetada según la ordenanza?

CAPÍTULO V: Otras conductas en el espacio público:
– Ocupación del espacio público adoptando formas de mendicidad:
Persistir en las actividades que se desarrollan a las calzadas, en los semáforos o invadiendo espacios de tránsito rodado, se considera infracción leve y el importe es de hasta 300 €.

– Utilización del espacio público para el ofrecimiento y la demanda de servicios sexuales:
Persistir en el ofrecimiento, solicitud, negociación o aceptación de servicios sexuales retribuidos en el espacio público (en espacios situados a menos de 200 m de distancia de centros docentes o educativos en los que se imparten enseñanzas del régimen general del sistema educativo) por parte tanto de la persona que realiza la actividad como de la que negocia o acepta el servicio se considera infracción leve y de un importe de hasta 750 €.
(Sanciones de la Ordenanza de Civismo, 2005).

Según la ordenanza, el Ayuntamiento no autorizará actos que considere que no respetan el civismo y exceso de aforo y usa como ejemplo los actos públicos. Cuando sale a la calle, la gente reclama por el cumplimiento de derechos que aseguren su dignidad. Sin embargo, ¿qué respalda la acción represiva y arbitraria de la policía a una manifestación en que la población exige lo que afirma la ley: dignidad? ¿Y la libertad de uso del espacio público como lugar de representación ciudadana? Las prohibiciones, represiones y sanciones respaldadas por la ordenanza, según los medios de comunicación y otras fuentes de información, han generado el vaciamiento de espacios, el silenciamiento de grupos de reivindicaciones, en resumen, el ocultamiento de los problemas sociales.

A partir de este punto es posible hacer los siguientes cuestionamientos: Al final, ¿Para qué o para quiénes está hecha la ordenanza? ¿Hasta qué punto la ordenanza está hecha para los habitantes de la ciudad? ¿Quiénes son los que tienen que cumplir los reglamentos?

Represión a acto pacífico. Pl. Catalunya, 2011. Imagen: cubadebate.cu
Represión a acto pacífico. Pl. Catalunya, 2011. Imagen: cubadebate.cu

Además de la actuación de profesionales de diferentes áreas, como la arquitectura, el urbanismo, la sociología, que de algún modo pueden intervenir en el espacio urbano, los intereses políticos y económicos de aquellos que deciden las intervenciones urbanas han sido los que dictan las transformaciones que pasan en la ciudad. Pero, la apropiación espontánea, la asociación de los ciudadanos son fuerzas que generan las demandas, denuncian el problema y que de alguna manera pueden presionar los procesos políticos. Esos agentes son los que en realidad se hacen presentes en el espacio público y son los que pueden crear la realidad de pertenencia y de significación de aquel sitio en un lugar.

Bibliografía

– AUGÉ, Marc. “Los no lugares. Espacios del Anonimato”. Barcelona, Ed. Gedisa, 1992.
– MONNET, Nadja. La formación del espacio público – Una mirada etnológica sobre el Casc Antic de Barcelona. Barcelona, Institut Català D’Antropologia (ICA), 2002.
-Ordenanza de medidas por fomentar y garantizar la convivencia ciudadana en el espacio público de Barcelona. (2006)
-Arquitecturas Colectivas
-http://www.laciudadviva.org
-www.sinpermiso.info/textos

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

Bloc a WordPress.com.

Up ↑